jueves, 11 de agosto, 2022 1:00 am

Ya ni pena dan

Compartir:
  • ¿Hay crisis en el Guadalajara o es lo normal?
  • ¿Por qué no aceptó Amaury la renuncia a Peláez?
  • ¿Sobrevaloramos a Alexis Vega?

 

Las Chivas dejaron de divertirme. Ya ni ganas me dan de ejercer una crítica sobre ellas. Pero haré un esfuerzo.

¿Cómo es posible que hayan perdido contra un equipo tan malo como el Galaxy de Los Ángeles? ¿En serio? Un rival que tiene serios problemas para terminar sus jugadas y concluir sus transiciones. Que casi ni centra.

Y aún así perdieron contra ese equipo de la MLS, ubicado noveno de la Conferencia Oeste.

¡Los estadounidenses se presentaban con seis derrotas en sus últimos ocho partidos! ¡Y ni así ganó el cuadro tapatío!

El primer gol que reciben, un córner a primer palo que pasa entre cuatro jugadores rojiblancos, es ridículo. Y ahora van contra Mazatlán. ¿Y si no ganan? ¿Sacarán a Ricardo Cadena de la dirección técnica? 

La respuesta: para nada. Porque en el Rebaño “Sagrado” no pasa nada. Perder le da igual a los jugadores y a sus aficionados, quienes jamás han exigido calidad en el equipo.

Cadena les resulta barato y, aunque lleva 10 compromisos al hilo sin triunfo, tampoco hay a la vista quién le reemplace.

Así como lo leyó: el Guadalajara suma 10  partidos consecutivos sin ganar, incluyendo el duelo contra la Juventus y el cuadro californiano.

Si eso pasara en América, que venció al LAFC, habrían corrido a todos.

Y usted lo sabe, el problema viene desde la cabeza:  Ricardo Peláez, a quien sobrevaloramos.

Hace unos días, el Presidente Deportivo de las Chivas, reconoció que renunció, pero que no le aceptaron su dimisión: “No estoy satisfecho con mi labor en Chivas. Sí pensé en irme, pero Amaury no me aceptó mi renuncia, tengo una comunicación con él muy buena, él sabe que yo estoy en el día a día con Chivas”.

¿Y? ¡¿Y?!

¡Pamplinas! 

Si presentas tu renuncia es para irte y no por un mero acto de protocolo.

Cuatro técnicos (incluyendo a Marcelo Michel Leaño), casi 20 jugadores y 60 millones de dólares en su gestión. Y aún así, no ha servido para nada.

“Hasta que dé (quedarse en Chivas), pero no voy a bajar los brazos. Tengo experiencia, me considero con la capacidad para seguir y no me voy a rendir”, ha dicho Peláez en entrevista con David Medrano.

Ya, por favor, Ricardo. ¡Ríndete, papi! Tu labor es inadmisible.

Ni se han hablado de títulos ni tienes un buen plantel, como dijiste en 2019, durante tu presentación rojiblanca.

Si el dueño del club, Amaury Vergara, no le aceptó la renuncia es porque no confía en nadie más o porque ante otros compromisos de su empresa no tiene quién le vigile el día a día o, sencillamente, no hay nadie para el puesto.

La plantilla no ha marcado en seis de ocho encuentros desde el inicio de Julio.

“Hemos procurado, de alguna manera, afrontar esa situación con carácter, con personalidad; los chicos han procurado, sobre todo el primer tiempo, con situaciones que pudimos haber convertido”, dijo el estratega al final del partido contra el Galaxy, ante el cual cayó 2-0. “Esa falta de contundencia sigue pesando, es una losa que no nos hemos podido quitar, pero no nos vamos a bajar de ahí. Seguiremos buscando, llegaremos a convertir y, en ese momento, el equipo encontrará esa confianza para ir por más”,

La última victoria de Cadena fue el 8 de mayo, cuando eliminaron a los Pumas del repechaje.

“Estamos enfocados, estamos ocupándonos de encontrar el gol que es lo que más nos ha pegado y no nos ha permitido tener un mejor resultado. Obviamente pega en el ánimo del equipo, pero no dejaremos de insistir, de luchar y buscar…”, menciona Cadena.

No todo es culpa del timonel. También hay que decir que no cuenta con jugadores de primera línea, entre ellos, Alexis Vega, un volante ofensivo con dotes técnicos, pero con demasiada irregularidad y al cual sobrevaloramos.

Ya falló un penal hace unas jornadas,, nunca llega al doble dígito de goles o asistencias por torneo y ni siquiera es titular de la Selección Nacional.

Pobres Chivas. Me dan tanta flojera, pero sobre todo, ya me cuesta criticarlas. Ya no es divertido. No tienen calidad, orgullo ni amor propio. 

¿Y sabe qué?

Nadie las levantará. No sirven pa’ nada.