jueves, 11 de agosto, 2022 12:32 am

Encuesta de especialistas de Banxico: estancamiento con inflación en 2022 y 2023

Compartir:

Las expectativas de especialistas recopiladas por el Banco de México, con fecha de 1 de agosto, vuelven a enfriar los ánimos económicos: la inflación será alta en 2022: 7.83%, y bajará en 2023, y el PIB pagará el costo de la estabilización: 1.7% para este año y 1.5% el próximo año.

Aunque no lo mencionan en directo, las expectativas sí reconocen la inevitable disminución del ritmo de crecimiento económico y estarían tocando la puerta de una posible fase recesiva de la economía por la falta del estímulo de Estados Unidos, cuyo crecimiento sí se encuentra en una recesión técnica, de acuerdo con el debate de especialistas estadounidenses y los dos trimestres de 2’22 con cifras negativas.

El escenario de largo plazo de la economía mexicana que muestran las encuestas del Banxico también registra la disminución del escenario económico: para los próximos 10 años 2023-2032, las expectativas bajaron de 2.08% en junio a 2.05% en julio, con indicios inclusive de que pudiera ser de 2%. Este dato confirma las previsiones de que la economía mexicana no levantará la cabeza y seguirá con un crecimiento de un tercio del alcanzado en el largo período populista de 1934-1982 que fue de 6% promedio anual y estará más cerca del promedio anual que tuvo en el ciclo neoliberal 1983 2018 de 2.2%.

Los escenarios mexicanos, atados por la dependencia productiva del Tratado de Comercio Libre con Estados Unidos, van a repercutir la declinación de la tendencia decreciente de la economía estadounidense que has tenido dos disminuciones trimestrales negativas: la expectativa de crecimiento económico de 2.12% que decretaron los especialistas en junio a una baja a 1.82% en julio.

La mala noticia se confirma con el hecho de que Estados Unidos estaría en un proceso de desaceleración económica con caracterización técnica de recepción –un debate que apenas empieza–, porque el crecimiento económico para 2023 bajó en las estimaciones de especialistas de 1.6 por ciento a 1.4%, con posibilidades de que llegue a 1.3%.

En materia de inflación, las expectativas mexicanas registran una joroba anual de 7.8% en 2022, el mismo nivel anualizado que registró la cifra oficial al 15 de junio pasado, lo cual indicaría que la tendencia alcista de los precios pudiera comenzar a bajar en agosto, aunque todas las expectativas siguen atadas al repunte de la inflación en Estados Unidos y por tanto la inflación mexicana pudiera terminar el año con una cifra superior a 8%.

La meta señalada por los especialistas registra una disminución del 50% de la inflación para 2023, con una meta promedio anual de 4.58%, pero condicionada a que la inflación estadounidense registre un mayor freno de corto plazo por decisión de la Casa Blanca de comenzar a disminuir de manera drástica los subsidios al consumo y por el efecto inmediato de las tasas de interés que han buscado incidir en una baja de la inflación, entre ellas un nuevo repunte de réditos en el corto plazo.

La encuesta de expectativas de los especialistas consultados por Banco de México no es tan pesimista en crecimiento económico e inflación, pero ya descontaron buena parte del optimismo no alcanzado que suponía una disminución de la inflación que no ha llegado y un repunte de la actividad económica que tampoco no ha podido ser sostenido por falta de actividad de la locomotora estadounidense.

Y si bien las cifras de las expectativas no hablan de una recesión –datos negativos en actividad económica por dos trimestres o más–, de todos modos las cifras consolidadas de un promedio anual de 1.6% conducen a la caracterización de una economía deprimida y desacelerada que tardaría más de dos años en reactivar y que podría ser recesión en los próximos meses.

 

Confianza empresarial a la baja

Los indicadores de la confianza empresarial (ICE) en la economía comenzaron a disminuir en el mes de julio, de acuerdo con la Encuesta de Opinión Empresarial (EMOE), que levantan mes con mes los encuestadores del INEGI.
En julio de este año, en su comparación anual, el Indicador de Confianza Empresarial registró el siguiente comportamiento: el ICE del Comercio retrocedió 4.1 puntos; el de los Servicios Privados no Financieros, 2.6 puntos; el de la Construcción, 1.2 puntos y el de las Manufacturas, 0.7 puntos.El Indicador Global de Opinión Empresarial de Confianza (IGOEC), que es el promedio ponderado de los indicadores de los cuatro sectores que lo integran, fue de 49.5 puntos en julio de 2022, un descenso de 2.4 puntos frente al mismo mes de 2021 con cifras originales.
Con cifras originales, el Indicador Global de Opinión Empresarial de Confianza (IGOEC), que es el promedio ponderado de los indicadores de los cuatro sectores que lo integran, fue de 49.5 puntos en julio de 2022, un descenso de 2.4 puntos frente al mismo mes de 2021.
Los Indicadores de Confianza Empresarial (ICE) se elaboran con los resultados de la Encuesta Mensual de Opinión Empresarial (EMOE). Estos permiten conocer, casi inmediatamente después de terminado el mes de referencia, la opinión de las y los directivos empresariales de los sectores Manufacturero, Construcción, Comercio y de los Servicios Privados no Financieros sobre la situación económica del país y de sus empresas.

El llamado Indicador Agregado de Tendencia (IAT, un indicador de precisión estadística del sector Manufacturero fue de 52.1 puntos, un aumento mensual de 1.2 puntos.
El IAT de la Construcción, con cifras ajustadas estacionalmente, fue de 54.6 puntos en el séptimo mes de 2022, 0.1 puntos menos que en junio pasado.
En julio de 2022 y con cifras desestacionalizadas, el IAT del sector Comercio se situó en 51.6 puntos, una baja de 0.4 puntos en comparación con el mes anterior.
Con cifras ajustadas por estacionalidad, el IAT de los Servicios Privados no Financieros se ubicó en 51.4 puntos, un alza de 0.6 puntos de junio a julio.
En julio de 2022 y con datos originales, el Indicador Global de Opinión Empresarial de Tendencia (IGOET), que es el promedio ponderado de los indicadores de los cuatro sectores que lo integran, fue de 52.2 puntos, una caída anual de 0.5 puntos.


En julio de 2022, el IPM mostró un aumento mensual en términos desestacionalizados de 0.27 puntos
El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y el Banco de México dieron a conocer este lunes el Indicador de Pedidos Manufactureros (IPM) de julio del año en curso, en los que incorpora variables similares a las del Purchasing Managers Index (PMI) que elabora el Institute for Supply Management (ISM) en Estados Unidos.
El IPM se construye con los resultados de la Encuesta Mensual de Opinión Empresarial (EMOE), mismos que permiten conocer casi inmediatamente después de terminado el mes de referencia las expectativas y la percepción de los directivos empresariales sobre el comportamiento del sector manufacturero en México.
En julio de 2022, el IPM mostró un aumento mensual en términos desestacionalizados de 0.27 puntos, al ubicarse en 51.9 puntos, permaneciendo por vigésimo segundo mes consecutivo por arriba del umbral de los 50 puntos. A su interior, se observaron avances mensuales desestacionalizados en los componentes correspondientes a la producción esperada, al personal ocupado, a la oportunidad en la entrega de insumos por parte de los proveedores y a los inventarios de insumos; en tanto que el referente a los pedidos esperados retrocedió.
Con datos originales, en el mes que se reporta el IPM se situó en 52.0 puntos, registrando así una reducción anual de 0.7 puntos. Respecto de sus componentes, tres de los cinco agregados que conforman el IPM exhibieron disminuciones anuales, al tiempo que uno creció y otro se mantuvo sin cambio.
Por grupos de subsectores de actividad económica, en el séptimo mes de 2022 con cifras sin desestacionalizar tres de los siete rubros que integran el IPM presentaron descensos anuales, mientras que los cuatro restantes se expandieron.
El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y el Banco de México informan de los resultados del Indicador de Pedidos Manufactureros (IPM) de julio del año en curso.
El IPM se elabora considerando las expectativas de los directivos empresariales de dicho sector que capta la Encuesta Mensual de Opinión Empresarial (EMOE) para las siguientes variables: Pedidos, Producción, Personal Ocupado, Oportunidad en la Entrega de Insumos por parte de los Proveedores e Inventarios de Insumos.