miércoles, 17 de agosto, 2022 3:17 am

Captura de Caro Quintero, un tema de orgullo para EU y oxígeno para la estrategia de seguridad de López Obrador

Compartir:

Por Armando Hernández

La captura de Rafael Caro Quintero se convirtió en tema de agenda binacional, primero porque se da a días del encuentro entre Andrés Manuel López Obrador con Joe Biden, justo cuando la estrategia de seguridad en México vive los momentos más críticos y porque se trataba de un símbolo del narcotráfico en México, como define Abraham Serrano Ortega, consultor Internacional de Seguridad y Defensa, quien compartió con El Independiente el análisis de este hecho.

Para el también director general de Proyectos para América Latina en Criminal Justice International Associates, “Caro Quintero se volvió en el rostro más buscado, junto con el “Mayo”, pero con mayor fijación de la DEA, era un tema muy personal. La prioridad número uno era Rafael Caro Quintero, porque, en base a su información, existen pruebas suficientes y contundentes que demuestran su probable participación en el homicidio y tortura de uno de sus agentes (Enrique “Kiki” Camarena Salazar).

Como prueba, explica, la agencia ofrecía 20 millones de dólares de recompensa, cifra que ya lanzó en 2018 y es la más alta de la historia de la DEA por el narcotraficante, que llevaba desde 2013 en paradero desconocido después de haber sido liberado de prisión en un polémico fallo de los tribunales. 

A decir del especialista, los servicios de inteligencia militar y la fiscalía mexicana tenían la información de que reagrupó sus fuerzas y decidió disputar territorio, “para ello Caro Quintero habría centró su actividad en el Triángulo Dorado, una de las mayores zonas de producción de opio de América; abriendo una guerra de cárteles en México”.

“Por un tema de orgullo resulta más importante la captura de Caro Quintero para los Estados Unidos y se traduce como oxígeno al aire de la administración de López Obrador que ha sido criticada por su estrategia de seguridad desde el Culiacanazo hasta la muerte de los sacerdotes jesuitas en Chihuahua, esta captura también le beneficia”, explica.

Así, Caro Quintero es el narcotraficante más repudiado en Estados Unidos, no tanto por su relevancia actual, sino como quien hace 37 años victimó a Enrique “Kiki” Camarena Salazar, uno de sus agentes antidrogas convertido en verdadero símbolo. Esa afrenta nunca fue castigada a satisfacción.

Captura que se traduce en reacomodo criminal

A su salida de la cárcel, en 2013, Rafael Caro Quintero creó otra célula delictiva que, según autoridades, tomó por nombre el cártel de Caborca, el cual generó una nueva ola violencia en algunas zonas, teniendo un mayor impacto en Costa del golfo de Baja California y en los municipios San Luis Río Colorado, Caborca, Hermosillo, Guaymas, Cajeme, de la costa occidental de Sonora.

Por ello, Abraham Serrano establece que esta captura es importante para las otras estructuras criminales que luchan por el control territorial y del mercado ilícito de drogas así como de las otras actividades criminales muy lucrativas.

“Del mismo modo y como pasó con el “Chapo” Guzmán y como pasó con la primera captura de Rafael Caro Quintero, esta recaptura generará reacomodos internos sin afectar la operación de las organizaciones criminales trasnacionales mexicanas. Las operaciones de estos grupos criminales continuarán pese a la detención de estos personajes, ya que existen y surgen más líderes operativos de los cárteles que no han podido ser rastreados por las autoridades mexicanas”, estableció.

“Ya lo vimos en la primera captura del Caro Quintero, el flujo de droga y violencia no mermó en todo el tiempo que duró preso (al contrario, se acentuó). El narcotráfico funciona como una empresa donde ya hay un relevo natural para cuando el líder sea detenido o privado de la vida, tener a un sustituto ya preparado”, explica.

Sin embargo, la Embajada de Estados Unidos en México, que dirige Ken Salazar, emitió una alerta de seguridad para ciudadanos estadounidenses radicados en México con el propósito de que no viajen a los estados de Sinaloa y Sonora, porque se advierte un reacomodo violento tras la captura del narcotraficante Rafael Caro Quintero.

“Existe la posibilidad de enfrentamientos entre las organizaciones criminales y las fuerzas de seguridad mexicanas en Sinaloa, con base en los informes del arresto de un destacado líder del cártel”, indica en referencia a Rafael Caro Quintero, uno de los fundadores del Cártel de Guadalajara.

Caro Quintero desde los ojos de la DEA

Una vez que se anunció el pasado viernes la captura de Rafael Caro Quintero, la directora de Administración de la DEA, Anne Milgram, felicitó a su personal en México por “su participación” en la captura del capo.

Si bien el embajador de Estados Unidos, Ken Salazar, “aclaró” de forma paralela, que ningún personal de los Estados Unidos participó en la “operación táctica” que resultó en el arresto de Caro Quintero, la lectura es que la DEA sí estuvo detrás.

Milgram señaló que por 30 años “hombres y mujeres de la DEA han trabajado incansablemente para traer a Caro Quintero ante la justicia. Su arresto es resultado de años de sangre, sudor y lágrimas. Estoy agradecida con cada uno de ustedes”.

Bajo este contexto, Abraham Serrano explica que los orígenes de la fuerza de los grandes cárteles mexicanos vienen en los años 70 y 80. En los 80 se hacen más populares los líderes Miguel Ángel Félix Gallardo, Rafael Caro Quintero y Ernesto Fonseca, con el asesinato del agente de la DEA, Enrique Camarena, cerrando esa etapa. En esa trama, todavía como personaje secundario, ya estaba el “Mayo” Zambada.

“Recordemos que en los Estados Unidos existía una estrategia de Seguridad Nacional para evitar ciertas amenazas ante una guerra fría. Se generaron acuerdos con agencias de Estados Unidos, fue el famoso Irán-Contras, mediante grupos criminales entrenaban y aprovisionaban de armas a la contra nicaragüense en Honduras a cambio de poder transportar cocaína que les llegaba de Colombia, particularmente del cártel de Pablo Escobar”, narró.

“Camarena y el periodista Manuel Buendía (supuestamente) fueron asesinados porque descubrieron esa trama”, explica el especialista, confrontando la versión de que la muerte del agente fue una venganza por haber colaborado en el operativo de decomiso realizado en 1984 en un rancho donde el Cártel de Guadalajara sembraba marihuana, propiedad de Caro Quintero.

Desde entonces, la DEA puso a Rafael Caro Quintero como el principal objetivo en México, incluso, según datos revelados por el semanario Proceso, esta última captura se habría logrado después de 13 operativos fallidos, luego de que fue identificado desde hace un par de meses por autoridades de EU. Sin embargo, en días previos a este hecho, en un trabajo en conjunto con la Secretaría de Marina Armada de México se procedió al diseño de operativos para su posterior captura, con el sigilo de que no se filtrara ningún tipo de información, llevando con éxito la operación.

Del mismo modo, el especialista explica a El Independiente, la importancia de resaltar el papel protagónico de la Secretaría de Marina en el combate al crimen organizado en México, el cual “es también producto, cada vez, de la mayor colaboración con Estados Unidos, país que desde 1993 se fijó la meta de transformar a la dependencia en un área estratégica en el combate al narcotráfico. Esta vez no fue la excepción y el equipo de la DEA desplegado en México y en la zona fronteriza norte y sur formaron un excelente equipo que trabajó para evitar cualquier fuga o ruta de escape de Rafael Caro Quintero, logrando capturarlo y arrestarlo en el primer círculo de operación”.

“Es lamentable también la caída de un helicóptero en el que viajaban 15 marinos cuando estaban por aterrizar en Los Mochis, Sinaloa, luego de cumplir con la misión de respaldar a quienes ejecutaron la orden de aprehensión en contra de Rafael Caro Quintero. Es una pérdida irreparable de 14 héroes de la Armada de México que estaban bien entrenados y capacitados y que con profundo amor a la patria siempre estuvieron listos para Servir a México; mi más sincero pésame, al mismo tiempo, deseo la pronta recuperación del otro heroico elemento que está herido de gravedad. A ellos; a sus familiares, compañeros y amigos un fuerte abrazo y un gran aplauso por su servicio. A los otros héroes que lograron la captura mis felicitaciones y a todos los integrantes de la Secretaría de Marina Armada de México que se escuche a todo lo Alto Un 3 de Diana”, finalizó.