jueves, 11 de agosto, 2022 12:19 am

Samuel García se ahoga

Compartir:

Fuera Máscaras

Las últimas semanas han sido un martirio para los habitantes de Nuevo León, sin agua potable y en algunos casos, ni siquiera electricidad. Las quejas le llueven por montones al gobernador Samuel García, quien irónicamente nos aclaró ayer que él no es Tláloc; y a su administración, que prometió resolver los mismos problemas de los que ahora se desentienden. Hace unas semanas el gobernador aseguró públicamente que el desabasto de agua y de luz “no eran su problema”, ya que él no trabaja en la Conagua ni en la CFE. 

No es broma, el joven gobernador demuestra su inexperiencia para gobernar, optando por exigirle a los dioses Aztecas que hagan llover, en lugar de exigirle a empresas como Femsa, Arca o Ternium, que acaparan el 80% del vital líquido, disminuir su consumo y así satisfacer la demanda de los hogares regios: “Ocupo una nube lloviendo 7 horas para avanzar con la crisis del agua. Primero no soy Tláloc, si hoy llega la humedad, y le atinamos, ya fregamos al menos unas semanas”, dijo el mandatario en una conferencia de prensa, que desde luego ya se volvió meme en redes sociales.

Fue tal la frustración del mandatario regio que arremetió contra otros estados de la federación, y los acusó de mezquinos. Durante una visita al municipio de General Terán, aseguró que los estados “no mandan una chingada despensa” y “no levanta la mano nadie”. Y cerró su intervención diciendo que no necesita apoyos de nadie: “No los ocupamos; porque aquí sí sacamos debajo de las piedras el agua, el dinero y el orgullo, no ocupamos a nadie los neoleoneses y somos los que más lana producimos, somos los que más pagamos impuestos”, dijo ante los aplausos de los presentes.

Debido a estos desplantes, el Congreso de Nuevo León abrió la puerta para que la revocación de mandato pueda ser aplicada al gobernador del estado, después de que este lunes fuera aprobada en la Comisión de Legislación la reforma a la Ley de Participación Ciudadana. En concreto, dicha iniciativa fue propuesta por el PAN, recibiendo el apoyo del PRI y Morena, aunque los de Movimiento Ciudadano se abstuvieron de votar, pues según ellos había “inconsistencias”. Es solo simple casualidad que el gobernador García pertenezca a éste último partido.

La iniciativa surgió derivada del descontento social que se ha presentado por los escándalos de la Primer pareja y los resultados que ha dado el Gobierno estatal frente a las crisis que se viven en el estado. Otras de las acciones que provocaron la propuesta fueron las protestas a las que García se enfrentó por la desaparición de mujeres, y por los feminicidios de la entidad, como son los casos de Debanhi Escobar y Yolanda Martínez. Aunque oficialmente la revocación no le tocaría a Samuel, ya que el Congreso estableció que entraría en vigor a partir del 5 de octubre de 2025, para fortuna de algunos, este proceso se puede adelantar, se requiere de la mayoría calificada, que en Nuevo León representa 28 votos de los 42 diputados. De esta forma los ciudadanos de Nuevo León podrían acceder a la figura de revocación de mandato durante el actual sexenio y no hasta el siguiente.

Siendo justos, el problema del agua en Nuevo León no es nuevo, sin embargo la respuesta del gobernador García ante los problemas de su estado han expuesto su inmadurez y falta de experiencia. Tal vez después de todo, la revocación de mandato  no sea tan mala idea. Tal vez así los ciudadanos de Nuevo León tengan la oportunidad de votar por Tlaloc, Chaac, Chalchiuhtlicue, o alguna otra deidad que les resuelva lo del agua.

@CallodeHacha