miércoles, 17 de agosto, 2022 3:25 am

Ucrania, punto de inflexión en la reconfiguración del orden mundial (2ª parte)

Compartir:

GEOPOLÍTICA.COM

Se trata de la estrategia anglosajona —si no se para la guerra— de encaminar a Europa hacia un enfrentamiento directo con Rusia.

Varias lecturas geopolíticas, para el largo plazo, despierta el actual conflicto armado entre Rusia y Occidente, ya señaladas en la primera parte. Luego entonces, hemos señalado que destaca al menos lo siguiente, por puntos:

  1. Como uno de los saldos de la guerra, entre Rusia y Ucrania, si no es que el más importante, será evaluar a Ucrania como “punto de inflexión”, al ser ahora el centro de la disputa entre Rusia por un lado y Occidente con Estados Unidos detrás, hasta convertirse en el choque de ordenes entre el viejo y el nuevo, los llamados: Nuevo Orden Mundial (NOM) vs. Nuevo Orden Mundial Multilateral (NOMM). Tras dejar atrás la hegemonía entre la potencia que rigió tras la caída de la URSS y antes el Muro de Berlín, por el salto al nuevo orden, si se quiere, en gestación.
  2. El mundo se ha dividido en dos. Muerta la unipolaridad del actual —todavía— imperio estadounidense al provocar la separación primero en la (des)Unión Europea con Rusia por esta guerra, la multipolaridad es una realidad por los lazos geoeconómicos, geopolíticos y geoestratégicos entre por un lado Rusia y China y por otro los aliados de la Alianza Asia Pacífico, BRICS (ampliado), etc.
  3. Se cayó el proyecto de la OTAN de balcanizar a Rusia a partir de invadirla desde Ucrania. El plan lo descubrió Rusia previa “operación militar especial” en Ucrania para el resguardo de la región prorrusa del Donbás, pero con el fin de desmilitarizar y desnazificar a Ucrania, país vecino colindante. La inacción del presidente Putin habría derivado en un conflicto en tierras rusas con la finalidad de generar en toda Rusia inconformidades, desestabilidad y reacciones en contra de Putin para luego —vía las “revoluciones de colores”— provocar la balcanización del país eslavo.
  4. Pero Rusia gana la guerra, sea en el corto o largo plazo; es decir, dure lo que dure el conflicto, así Rusia pierda, Rusia ya ganó. Y gana en la guerra global, en tanto supo reaccionar a las sanciones económicas impuestas desde Occidente e incluso le reviró los impactos. Claro que, para los líderes europeos principalmente, el responsable, culpable y maléfico es Putin. Al igual que para Estados Unidos, pues según Biden Rusia es responsable hasta de la elevada inflación que ocurre en Washington y sus alrededores
  5. En un mundo dividido, EEUU ha perdido influencia en varias regiones. Todas, donde tanto Rusia como China tienen buenas relaciones comerciales, estratégicas y por consiguiente geopolíticas. Se trata de: OCS, OTSC, BRICS, entre las principales.

 

Qué decir…

Agregar a lo anterior que, como parte de dicha evaluación donde Ucrania resulta en punto de inflexión entre el NOM neoliberal y el NOM multilateral, tres asuntos más (aun y cuando la lista se puede ampliar):

  1. Los países europeos han adoptado plenamente los lineamientos, todos, de los anglosajones —otra vez con Estados Unidos al frente, pero donde Gran Bretaña no se queda atrás—, mismos que empuja la OTAN como brazo armado de ambas potencias —pero a las órdenes de Washington, primero—, del engrosamiento de filas incorporando a otros países, así como apuntalando sus fuerzas armadas y creando nuevas bases militares. Es decir, que el pretexto del organismo atlántico —que no es de defensa sino de provocación y generador de conflicto— de la guerra de Rusia en Ucrania le cuadra perfecto para alentar y/o admitir a otros países a su seno, como ocurre desde la caída del bloque soviético y el inicio del acoso a Rusia por todas las vías posibles, sin olvidar el fin de balcanización como lo consiguió al bombardear Yugoslavia. Todo es venta de armamento y negocio de las empresas fabricantes estadounidenses.
  2. Otro asunto, recientemente planteado por los líderes europeos, como para de algún otro modo justificar el envío de toneladas de armamento de todos tamaños y calibres, es como sigue: el adoptar la hipótesis de que en Ucrania se defiende a Europa —no se atreven a declarar que es la guerra de Rusia contra Europa en Ucrania, porque tampoco son tan tontos—, cuando los líos de Rusia no son precisamente con Europa sino con la OTAN, como organismo militar que tras expandirse hacia el este territorial ruso, se ha encargado de obscurecer el ambiente tanto previo al conflicto como ahora mismo.
  3. Bueno, con este último justificante es que a la OTAN se están presentando solicitudes de retroceso (perdón de) ingreso, como Finlandia y Suecia, y para seguir la misma ruta por lo pronto a la UE de Moldavia y la propia Ucrania. Con visto el bueno de los 27 miembros de la UE los segundos y el bloqueo del presidente Erdogan de Turquía los primeros.

 

Tantas (o más) preguntas sin respuesta

El punto referente al vuelco de los líderes europeos en favor de Ucrania, aparte de justificar los envíos de armas y que ahí se pelea por Europa, es el ejemplo de dos cosas más: el claro sometimiento de la UE a las presiones de EE.UU. y la OTAN y; que se trata de una estrategia anglosajona —si no se para la guerra— de encaminar a Europa hacia un enfrentamiento directo con Rusia. Algo que la UE no está revisando con claridad, pero debería pues en ello le va el futuro mediato y no se sabe qué más (bueno, se sabe, pero ni decirlo).

¿Acaso la Unión Europea no ve que los anglosajones la están conduciendo hacia un callejón sin salida? ¿Que no ven los líderes del viejo continente que la OTAN no les está proporcionando hoy mismo la seguridad que supuestamente Washington les tiene garantizada desde todo el periodo de la Guerra Fría hasta el momento?

¿Qué de verdad nunca le creyeron a Putin cuando en múltiples foros planteaba que su seguridad era la de Europa y que sus propuestas estaban encaminadas en este sentido? Es que, bueno no le creían a Putin en materia de seguridad y le creían más a las fakes news que le achacaron durante algunos años… ¿Pero no es la Rusia misma de Putin quien les ha estado proporcionando el gas a pesar de las sanciones, con solo garantizar el pago en rublos para evitar la caída de su economía con justa razón? El corte parcial último del abasto por el Nord Stream 1, ha sido forzado.

Otra duda más, si se quiere más que preguntas. ¿Es que los líderes europeos —porque son los que se someten a las normas de los imperios de Estados Unidos y (ex)Gran Bretaña— no se dan cuenta que no falta tanto para el cambio de clima y sus economías ni sus pueblos van a soportar el frio invernal? ¿Cómo es que las economías van a transitar tan pronto —como lo presumen Olaf Scholz canciller alemán y Ursula von der Layen titular de la Comisión Europea—, del gas a las energías alternativas, cuando se presumía que quien estaba más cerca de ello era Alemania, y ahora dice estar en quiebra sin el gas y aconseja a los ciudadanos tonterías como bajar de grados el consumo o no cortar leña verde?

¿De qué humillación estamos hablando, a la que se someten sin cuestionar las instrucciones de Estados Unidos, cuando este país no les ha garantizado, ni lo hará, el abastecimiento del faltante de gas ruso? ¿Acaso no se dan cuenta en la UE que la postura ante la guerra es retrógrada para ella? ¿No se han cuestionado que uno de los objetivos de los países anglosajones pude ser el destruirlos para seguir reinando (otra guerra otra reconstrucción)?

Pero sigan atendiendo a las presiones de la OTAN, perdón al negocio de la guerra, que por ese camino no hay más que de dos sopas: o la guerra les llega al seno nuevamente —en donde ni EE.UU. ni Gran Bretaña estarán presentes; eso seguro— tan peligroso como las dos guerras mundiales del siglo XX; o si se cruza la línea roja el riesgo puede ser mayor… (como decía mi abuela: ¡Qué Dios nos agarre confesados!)