jueves, 30 de junio, 2022 1:37 am

Frontera en llamas. Patrulla Fronteriza asesina a mexicano en Arizona

Compartir:

Carmelo Cruz fue en busca del “sueño americano” y encontró la muerte

Testigos afirman que elementos de la Patrulla Fronteriza lo mataron y sellaron el crimen con la frase “Esto es América hijo de puta”

La tragedia comenzó cuando Carmelo Cruz Marcos salió de Puebla rumbo a Estados Unidos el pasado febrero. Ya en la frontera, después de cinco días de caminata fueron ubicados por dos agentes de la Patrulla Fronteriza alrededor de las 21 horas, quienes procedieron a realizar sus detenciones.

Sin embargo, el 19 de febrero, poco después de haber detenido a los dos primeros mexicanos uno de estos agentes corrió a detener a Carmelo, a quién privó de la vida con cuatro tiros en su tórax y cara. El argumento del oficial, fue que pensó que el migrante le lanzaría una piedra para atacarlo.

De acuerdo al sitio The intercept, los hombres que viajaban con Carmelo Cruz Marcos dijeron a las autoridades que los agentes de la Patrulla Fronteriza manipularon las pruebas y trataron de inventar una historia a modo.

En una entrevista con las autoridades, Kendrek Bybee Staheli describió que temía por su vida durante su encuentro con Cruz, alegando que Cruz recogió una piedra cuando intentaba detenerlo, lo que provocó que el agente de la Patrulla Fronteriza abriera fuego. El compañero de Staheli, Tristan Tang, que no presenció el encuentro fatal, dijo que compañero estaba angustiado después de matar a Cruz y pidió que lo detuvieran.

Los migrantes con los que viajaba Cruz, luego entrevistados por funcionarios del condado, brindaron una versión más escalofriante de los hechos, y uno afirmó que los agentes aparentemente movieron el cuerpo de Cruz después de que lo mataron y que el compañero de Staheli le dijo que todo estaría bien mientras Staheli dijo que estaba asustado y que Cruz lo amenazó con una piedra.

El caso ha provocado indignación en México, con la familia de Cruz alegando que el padre de tres hijos fue “asesinado” por agentes fronterizos estadounidenses. En una entrevista el mes pasado, un abogado de la familia confirmó que tenían la intención de presentar una demanda en respuesta al asesinato.

 “Condenamos totalmente el uso de la violencia”, dijo a The Intercept, Ricardo Peña, jefe del consulado de México en Douglas, Arizona, donde se encuentran Staheli y su pareja, en una entrevista previa al anuncio de que no se presentarían cargos en el caso. 

Versión “oficial” de la tragedia

La Oficina del Fiscal del Condado Cochise anunció que no presentará cargos contra el agente de la Patrulla Fronteriza, Kendrek Bybee Staheli, por disparar y matar a Carmelo Cruz Marcos.

La noche del 19 de febrero, en un cañón escarpado cerca de la frontera entre los estados de Arizona y Nuevo México, Staheli disparó varias veces a Cruz Marcos, un hombre que había cruzado ilegalmente a Estados Unidos.

En su relato de los hechos, Staheli les dijo a los detectives que Cruz Marcos era “combativo”. Cuando Staheli intentó detenerlo, se pelearon. Cruz Marcos lo golpeó y se liberó. Entonces Cruz Marcos tomó una piedra grande del suelo, recordó Staheli, quien temió por su vida y disparó antes de que Cruz Marcos arrojara la piedra.

“Según la evidencia disponible, el tiroteo estuvo legalmente justificado y no habría una probabilidad razonable de condena por ningún cargo penal si se presentara”, escribió el fiscal del condado Brian McIntyre en una carta con fecha del 6 de mayo a la Oficina del Alguacil del Condado Cochise.

El cuerpo de Cruz fue retirado de la escena al día siguiente. “Aunque la roca exacta que Agt. Staheli, descrita como utilizada por Carmelo, no se recuperó, se observaron muchas rocas en el área y se tomaron fotografías de la escena que muestran claramente las rocas”, señalaron los investigadores del condado. “Con base en la evidencia en la escena, la trayectoria y el ángulo de los disparos en el cuerpo de Carmelo, y las declaraciones tomadas de los agentes y testigos, parece que Carmelo fue el agresor en este incidente”.

La “otra versión”

Filomeno Ruiz-Martínez iba con Carmelo aquella noche, según contó en parte del informe independiente que dio a conocer The  Intercept, donde recordó poco más allá del destello de luces y el agente de habla inglesa que le dijo que levantara las manos. Su compañero, Irving Torres Peralta, tuvo más que decir.

“Dijo que observó cuatro luces y que recordaba que tres de las personas con las que se había cruzado habían sido aprehendidas, uno de esos sujetos era su hermano”. 

“Dijo que cuando fueron detenidos pudo escuchar a un sujeto masculino decir en inglés: ‘Esto es América hijo de puta’”, narró.

Torres dijo a los investigadores que entendía inglés y que escuchó las palabras mientras se escondía con Ruiz-Martínez.

El informe señaló que Torres atribuyó las palabras a Staheli, pero puso en duda la veracidad de la afirmación porque Ruiz-Martínez no mencionó haber escuchado lo mismo. Sin embargo, Ruiz-Martínez también les dijo a los investigadores que no entiende inglés.

Los investigadores le preguntaron a Staheli si recordaba haber dicho “Estás en América hijo de puta” antes de matar a Cruz. El agente dijo que no.

Torres-Peralta describió haber sido atacado por agentes a caballo. Uno de los agentes desmontó, dijo, y gritó: “Esto es Estados Unidos”. Ese agente también le dijo a su acompañante: “Detente o te voy a pegar un tiro”. Torres-Peralta dijo que su compañero trató de huir pero tropezó con una roca. Cuando el agente alcanzó al hombre, dijo: “Esto es América, hijo de puta”. Según el informe, Torres-Peralta se refería a Staheli.

Torres-Peralta continuó diciendo que escuchó a la pareja de Staheli decirle que no hablara con nadie. 

Horaldo Jiménez-Cruz, quien también fue entrevistado, dijo que ya estaba bajo custodia cuando Staheli abrió fuego y no vio nada del incidente. Ricardo Huerta-Nepomuceno dijo lo mismo.

Los investigadores realizaron entrevistas de seguimiento con los hermanos Torres-Peralta y los otros hombres, y señalaron que “en su mayor parte, las declaraciones de cuatro de los sujetos eran algo consistentes con respecto a la información que proporcionaron inicialmente”. Carlos Torres-Peralta, sin embargo, agregó información adicional y les dijo a los investigadores que después de que Staheli lo detuviera, le dijo: “Cállate o te dispararé”.

Los investigadores observaron que Torres-Peralta hablaba inglés con mucha más fluidez de lo que parecía inicialmente. Volvió a decir que creía que los agentes de la Patrulla Fronteriza movieron el cuerpo de Cruz y que “los escuchó discutiendo cómo deberían seguir con las declaraciones y no decirle nada a nadie, y que el Agente Tristan  Tang le había dicho Staheli ‘todo estaría bien y que él estaba de testigo”.

“Carlos dijo además que escuchó al agente Tang decirle al agente Staheli que debería decir que fue atacado con una piedra”, dice el informe. “Las declaraciones de Carlos sugerirían que los agentes habían encubierto evidencia y no serían sinceros con las entrevistas posteriores a la acción que tendrían”.

*Con información de The Intercept