jueves, 19 de mayo, 2022 6:22 am

Teoría de la Conspiración

Compartir:

Si de algo podemos estar seguros en cuanto a elecciones se refiere, es que las encuestas nos ayudarán a estar más confundidos.

Veamos por qué. Resulta que, de unos pocos años a la fecha, las encuestadoras han surgido como hongos después de la lluvia, por lo que ahora tenemos a este tipo de empresas hasta debajo de las piedras.

Con tantas elecciones cada año, es una tentación irresistible montar una encuestadora para vender sus servicios al mejor postor, de lo contrario uno no se puede explicar como es posible que en una misma entidad haya dos sondeos que ubican a candidatos de partidos enfrentados en primer lugar y hasta con porcentajes muy similares de preferencia por el voto.

Así, lo que hemos podido apreciar es que las encuestas no muestran una fotografía de la campaña, sino a un electorado esquizofrénico que un día dice que prefiere a un candidato y al otro que se inclina por alguien más.

Pero además, hay detalles que también llaman la atención. De unos años a la fecha, el número de indecisos o de quienes no declaran su preferencia, así como los que rechazaron contestar a este tipo de ejercicios, se mantiene en cifras elevadas, en ocasiones cercanos al 30% de las respuestas, algo que omiten en buena cantidad de ocasiones los encuestadores comentar a la hora de dar sus resultados.

En dicho gremio, se debate acerca de las razones por las cuales se da este fenómeno, considerando que la inseguridad ha provocado desconfianza para abrir las puertas de las casas a los encuestadores y contestar sus preguntas, así como quienes no quieren perder los beneficios de un programa social si contestan que piensan votar por un partido diferente al que gobierna.

En fin, hay varias razones para este tipo de comportamientos, pero lo que sí se sabe es que inciden en el resultado final de los sondeos, lo que provoca que dejen de ser confiables por los porcentajes de indecisos o de rechazos.

Visto todo esto, es claro que las encuestas dejaron de ser —al menos para el público en general— una fuente confiable de información y se suman al arsenal de propaganda de los candidatos, quienes no dudan en dar a conocer las que los favorecen y desacreditan a sus adversarios, a la vez que callan las que no les favorecen.

Más encuestas a buzon@elindependiente.com.mx