jueves, 19 de mayo, 2022 6:54 am

AGENDA de EL INDEPENDIENTE.

Compartir:

 

  • Por alguna razón desconocida, la academia mexicana se ha negado analizar el incidente diplomático de 2002 en el que el presidente mexicano Vicente Fox le pidió a líder cubano Fidel Castro que no asistiera a la Cumbre de las Américas de Monterrey y ante la negativa solo le sugirió que asistiera a la comida y que se fuera del país después de comer. La grabación de esa charla telefónica fue grabada por Castro y difundida de manera arbitraria y en franca violación del secreto diplomático entre las dos naciones.

 

  • El factor que impulsó a Fox a esas actitudes ajenas a comportamientos diplomáticos fue el canciller Jorge G. Castañeda por su resentimiento contra Cuba, en donde había llegado a un entrenamiento académico-guerrillero-ideológico cuando militaba en el Partido Comunista Mexicano. La ruptura de Castañeda con Cuba fue una opción frente a la vertiente académica que le exigía estar presente en Estados Unidos y temía problemas con su visa. Hoy Castañeda parece como un conservador vulgar apoyando todos los vicios del imperialismo estadounidense que había odiado en el pasado.

 

  • El valor político del embajador que Ken Salazar en la comunidad diplomática y en los grupos de seguridad nacional estadounidense ha venido a menos por su fracaso en una buena relación con el presidente López Obrador. El problema de Salazar ha radicado en su intención de querer obligar al presidente mexicano a subordinarse a los dictados estadounidenses, sin entender la mente política nacionalista del tabasqueño.