jueves, 30 de junio, 2022 2:42 am

La fauna de los “traidores” y “llevadores” de “borregazos”

Compartir:

Entre Líneas

Es bueno acudir en estos días de “borregazos” al idioma, y a su vocabulario, para entender mejor lo que está detrás de esas expresiones de la ignorancia y del desasosiego de algunos analistas políticos, y que se rodean de otros síntomas que definen a las claras la personalidad de los autores de esas noticias falsas.

Borregazo: Dar el borregazo, lanzar noticias falsas que producen una ligera somnolencia causada por la inhalación del autor de los infundios, voluntaria o involuntariamente, de humo de la marihuana u opiáceo semejante. Chamuco: Diablo, demonio, real o figurado. Metérsele a uno el chamuco, estar de muy mal humor. Ej: Está súper encabronado, ora sí se le metió el chamuco porque le deben cuatro meses en el ayuntamiento.

Chaqueto: Estar chaqueto, encontrarse en un estado de atolondramiento o idiotez pasajera, sospechosamente a causa de la continua masturbación. Ej: Como que hoy andas muy chaqueto, la estás cague y cague. 2) De mala calidad, similar a chafa. Forma alegórica de referirse a un lapso breve de tiempo en el que esperamos hacer algo, a veces, un ajuste de cuentas o una venganza.

Bajarle: Invitación a disminuir las dimensiones o la trascendencia de una situación determinada. Bajón: Comida que ayuda a disminuir los efectos de la intoxicación por alcohol u otras drogas de efecto soporífero, etc. Ej: hay que ir a comprar algo para el bajón. Acá: Actitud pretendidamente superior: sentirse muy acá o estar muy acá. Achichincle: Sirviente, ayudante o asistente. Generalmente es engreído, suele sentirse superior a otros de su misma condición.

Atosigar: Fastidiar, molestar, insistir neciamente sobre algo. Chingadera: Cosa despreciable o inservible. Que es imperdonable, intolerable, increíble. Chingaderas, decir, hablar chingaderas, tonterías, cosas sin importancia o insensatas. Chingar: Molestar o causar grave daño. Chingativo. Que chinga mucho, ser chingativo.

En ninguno de estos términos asoma ni una brizna de periodismo, y menos de profesionalidad, y por el contrario nos habla de la inestabilidad emocional de los que pueden ser merecedores de estos verbos, adjetivos o adverbios. Por lo general estas personas que practican el “borregazo” o noticias falsas, suelen no tener vida propia y se proyectan en la gente a la que le hacen daño para tratar de robarles atención y sobre todo sumar afectos, -de los que andan huérfanos-, de aquellos a quien sirven.

En realidad se merecen la comprensión y tolerancia que se le debe a un enfermo. En estos días, en Tabasco, a un par de personajes dedicados a trabajar muchísimo para encontrar la manera de no dar ni golpe, se le ha ocurrido que podrían llamar la atención si daban el borregazo de que el Rector de la UJAT, Guillermo Narváez, sería el sustituto en la secretaría de Educación de la inefable Delfina que según se va de candidata a la gubernatura del Estado de México.

Desde luego no hay ni fuente ni evidencia de que esto sea una posible realidad, sino que solamente expresa un deseo hecho volutas de humo en círculos imperfectos. Si el buen Guillermo, por su exquisita preparación y experiencia, tenía muchas posibilidades reales de ocupar ese cargo, con este borregazo se le han disminuido al máximo. Porque puede parecer que es el que está detrás de esa falsa filtración es su propia persona y cosa que al que lo conoce bien como un servidor le parece una soberana barbaridad.

Narváez es muy prudente y discreto y jamás de los jamases se le ocurriría algo tan burdo. Existen muchas definiciones de la palabra Política: “Política es el arte de lo posible”, es la más creativa, pero existen otras. En Tabasco estamos creando una variante, un concepto deshonroso de una actividad que debería ser ejemplar. La política “sucia” en nuestro estado está llegando a niveles alarmantes y está afectando la fama y la honra de muchos que la ejercen y lo peor, incluso de sus familias, incluidos los niños.

Pero ya se sabe que como dice el presidente AMLO: “calumnia que aunque no manche, tizna”. Tantos años de buscar la democracia para México, tantos esfuerzos de la izquierda para lograr que el PRI, acusado de todos los males abandonará el poder para asentar la alternancia, para que ahora demos cobijo a la “política sucia” que ahora impera en México y en Tabasco.